Nuestra carta está basada en platos típicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Nuestra carta está basada en platos típicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Nuestra carta está basada en platos típicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Nuestra carta está basada en platos típicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Nuestra carta está basada en platos típicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Nuestra carta está basada en platos tipicos peruanos al estilo nikkei, andino y criollo.

Esta casa colonial, construida en 1600, fue restaurada respetando su estilo original. Su decoración ofrece al comensal un entorno muy étnico donde encontrará canastos, cerámicas e implementos indígenas, todos inspirados en la cultura inca.

La casa está ubicada en el tradicional barrio de San Diego, en la exclusiva plaza que lleva el mismo nombre. Allí también se encuentra el Hotel Santa Clara, que hace parte de la reconocida cadena hotelera Sofitel.

El propietario del restaurante, Juan del Mar, es reconocido en Colombia como un empresario polifacético, aventurero y muy auténtico. Su particular sensibilidad artística ha sido desarrollada en diversos campos, entre ellos, el de la decoración de interiores, la alta gastronomía, la tauromaquia y la música. La experiencia de Juan del Mar en el negocio de los restaurantes está basada, sobre todo, en que ha viajado y estudiado las tradiciones de los países que hoy son potencias gastronómicas en el mundo, entre éstos, Perú.

Así pues, el comensal podrá degustar los más exclusivos platos, muchos de ellos originales y otros fusionados con la alta cocina internacional pero también con la más autóctona cocina cartagenera. Los ingredientes que se utilizan para la elaboración de estos platos que, más parecen una obra de arte, son de óptima calidad.

La visión de Juan del Mar le ha permitido, siempre, adelantarse a las propuestas que, luego, se vuelven una moda. Por esta razón, el cliente encontrará siempre en sus restaurantes innovaciones en la decoración, en los sabores, en el estilo y en el servicio. La misma experiencia de visitar un lugar tan lleno de estímulos sensoriales es inolvidable. Quien se deje seducir una noche por la magia de Juan del Mar Mesa Peruana no podrá volver a ser el mismo.