Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, que más parece una galería de arte del Caribe.

Este mágico restaurante se encuentra ubicado en una casa republicana restaurada que conserva su arquitectura, sus pisos y muros originales, contrastados con una decoración ecléctica.

Al entrar se destaca un patio interior con su aljibe del siglo XIX, en donde se puede apreciar la profundidad del pozo. Hay contrastes en la decoración, mucho arte, dentro del cual podemos observar en el bar una colección de pescados de metal de un famoso escultor colombiano que se mezclan con lámparas de diseños variados.

Adicionalmente encontramos esculturas marinas que nos evocan recuerdos de un atardecer en las orillas del Mar Caribe. Todo lo que podemos observar en nuestro establecimiento hace alusión al mar.

La casa de encuentra ubicada en la exclusiva Plaza de San Diego en los alrededores del Hotel Santa Clara..

El propietario del Restaurante es el Señor Juan del Mar, reconocido en nuestro país como un empresario polifacético. Dentro de sus artes están sus restaurantes y su gusto por la alta gastronomía.